Archive for Julio, 2008

La letra con plagio entra. Nueva generación del “copio y pego”

Domingo, Julio 27th, 2008

Julio 23, 2008 EL PAIS, at 12:06 am | In Cultura general | No Comments

                                                  

Según docentes de Secundaria, los chicos no tienen “conciencia” de que el plagio es delito. “Piensan que es una pavada porque están acostumbrados a repetir”.
La letra con plagio entra
Nueva generación del “copio y pego”

Universitarios y liceales recurren a la copia con creciente frecuencia, según los expertos. “No lo viven con culpa ni como una falta y se vendrá un choque cultural”, advierten.

M. BARDESIO | M. HERRERA

Copian de todas formas, al compañero de al lado, con el libro abajo del banco o con el celular. O cuando hay que entregar monografías se la bajan de Internet, cortan y pegan”. Así describió Valeria, una estudiante de Facultad de Derecho, lo que, en cada período de exámenes o entregas, ve en muchos de sus compañeros. En Secundaria, el docente de historia José Olivera relata que se encuentra con creciente frecuencia con trabajos enteros copiados de la web y presentados bajo el nombre del alumno. “Es gravísimo y nadie parece poder pararlo”, considera el profesor.

La semana pasada, los medios se sacudían una vez más ante la denuncia que afecta a un libro de la escritora Helen Velando, cuya similitud con una obra de Luis Martínez Cherro es evidente. Pero detrás de esos casos, flota una realidad aún más preocupante y es que las nuevas generaciones están recurriendo al copy-paste, al parecer sin demasiada conciencia de que es una falta ética grave, y un delito además. Un ejemplo: en la Facultad de Comunicación de una universidad privada se presentaron 15 tesis, de las cuales 4 reprobaron por plagio parcial.

La psiquiatra Natalia Trenchi está absolutamente segura que niños y jóvenes no disciernen que el plagio es anti-ético e ilícito. “Me ha sorprendido que muchos adultos, incluso colegas, ¡ignoran que copiar lo dicho o escrito por otros sin citar es plagio! Todas las instituciones escolares y liceales deberían ser conscientes de los valores que `en realidad` trasmiten a sus alumnos, no en sus clases de valores (artilugio intelectual en el que confío poco), sino en el quehacer cotidiano. Los docentes deberían dejar de aceptar la entrega de trabajos con material de Internet sin procesamiento personal, porque eso significa no al enriquecimiento intelectual y sí al empobrecimiento moral. Deberían dejar de valorar más los logros que el esfuerzo, más el resultado que el proceso. Lo que se aprende en las instituciones es importante, pero allí no están los únicos maestros. Las familias transmiten muchos valores corruptos cuando comentan con admiración el supuesto éxito, valorando sólo lo económico sin importar la honestidad o decencia.”

El psicólogo Roberto Balaguer, referente en área tecnológica, considera que se está formando una suerte de “cultura del plagio”. “En los adultos puede provenir de una situación psicopática (sin límites y con ética difusa). Me ocurrió a mí: un profesor de una universidad de Cataluña en España, Jose Antonio Gabelas, me plagió un extracto de un libro, en un trabajo que presentó en una revista virtual académica. Cuando se lo indiqué, me preguntó con todo desparpajo: ¿quiere que lo cite o saco esos párrafos?” Sin embargo, así como es condenable en adultos, que saben que está mal, los jóvenes no. La lucha será terrible porque las nuevas generaciones no tienen incorporado el concepto de plagio. Se da un gran choque: toda una cultura que se ampara, necesita y vive del copyright, y dice aquí hay un avasallamiento de mi autoría, contra otra que afirma que la creación, una vez que `está colgada` pertenece a todos. Lo claro es que los jóvenes no viven el `copio y pego` con culpa, ni en la escuela, liceo, universidad, ni siquiera en las maestrías o doctorados”.

El asunto lleva a la pregunta sobre qué conciencia tienen los estudiantes sobre la magnitud delictiva del plagio. “Muy poca”, responde la directora de Secundaria Alex Mazzei, también docente de historia. “Los chiquilines están tan acostumbrados a repetir de memoria cosas que les decimos, que después es muy difícil explicarles que el aprendizaje no es copiar”, añade la jerarca. Para ella, la clave está en el docente, quien debe plantear ejercicios que motiven la capacidad de análisis propio de cada estudiante y a la vez, “hacer explícito lo implícito”. “Antes, había una cultura general en la que más o menos todos estábamos de acuerdo y la copia estaba mal y punto. Ahora no se puede dar nada por sentado porque muchos no saben eso”.

Hace dos años, en el Liceo 3 de Maldonado, se realizaron talleres sobre “conciencia de delito”. Con participación de policías y jueces, se buscaba provocar en los adolescentes reflexiones sobre cuáles eran las conductas que estaban sujetas a sanción penal y cuáles no. Resultado: ninguno sabía que el plagio era un delito y también desconocían que falsificar la cédula de identidad constituía una falta penal. “Qué va a ser delito, eso es una pavada”, decían los chicos según la directora de aquel liceo, Betina Galeto. “De todos los que participaron, creo que dos tenían la cédula original. Los demás la habían falsificado para entrar al baile”, añade.

El fenómeno retorna a la discusión sobre el rol del docente. “Hoy, enseñar se vuelve mucho más complejo que antes; todo hay que enseñarlo y por eso en este nuevo programa, incorporamos formación ciudadana en materias de tercero y quinto año”, asegura Mazzei.

El horizonte de la copia se vuelve más complicado porque con el Plan Ceibal, los escolares se transformarán en liceales con un amplio acceso a Internet, toda una tentación por sus millones de trabajos y monografías a disposición. “El problema no es Internet, que será una gran herramienta, pero tiene que estar acompañada por una función docente que estimule la creatividad y capacidad crítica de los estudiantes”, asegura Mazzei.

¿Están formados los docentes para el desafío? “Hay excelentes profesores y otros que no”, responde la directora de Secundaria.

SIGLO XXI. El plagio, según la psiquiatra Trenchi, ocurre entre otras cosas por los mensajes que la sociedad envía a niños y jóvenes: difusos límites entre lo que es verdad y lo que no. “Existe una sobrevaloración social del camino más corto y con menos esfuerzo para llegar a los objetivos. Esos mensajes están instalados todo el día en el clima cultural que respiran las nuevas generaciones, sin que existan con esa fuerza otras voces y actitudes que antagonicen y reinauguren el valor de la verdad, honestidad y de lo que está bien”.

El profesor José Olivera traza una breve historia de la copia. Del clásico ojeo al trabajo del compañero de banco, se pasó al “trencito” de los `80 y `90 y ahora estamos ante instrumentos mucho más sofistificados. Celulares, Ipods y hasta relojes con capacidad de guardar textos son usados por los estudiantes.

El problema del plagio, según Olivera, se agravó cuando las reformas de la enseñanza en la década del `90 incorporaron las monografías como instrumento de evaluación. Antes, todo se basaba en el escrito mensual, donde podrá copiarse, pero alguna idea debía tenerse de los temas de estudio. “En las monografías, muchos docentes se encuentran con trabajos enteros bajados de Internet. Más allá del plagio, está revelando algo mucho más grave que es la falta de capacidad de análisis y crítica de los estudiantes. Uno les pregunta: `muy bien, Fulanito, tú presentaste ese trabajo, pero ¿qué dice?, ¿qué está planteando?` y los chiquilines no saben. Dicen que lo sacaron de Internet, y para ellos eso es la pura verdad porque está en la web”, dice Olivera.

Las sanciones para el plagio en Secundaria las define cada docente. Él, en particular, resuelve no corregir los trabajos copiados y le explica al estudiante que la idea es que lo hagan ellos por su cuenta.

Alex Mazzei defendió el instrumento de las monografías en que se busca desarrollar la capacidad argumentativa de los estudiantes. Según ella, Secundaria demanda a los docentes que deben enseñar en tres ejes: el conocimiento “disciplinar” (lo que requiere más memoria: fechas históricas, fórmulas matemáticas….), en valores ciudadanos y, por último, el desarrollo de la capacidad de argumentar, de unir conceptos y conocimientos. “Esto es dificilísimo hoy cuando en la sociedad toda hay una falta de debate. Lo vemos en los adultos: unos están en una posición y otros en la opuesta, pero no debaten los argumentos que los llevan a enfrentarse y nunca se encuentran”, asegura Mazzei.

Y de nuevo, para evitar la copia, carga la responsabilidad sobre el docente. “Debemos estimular la creatividad y ser creativos nosotros en la propuestas que hacemos. Si yo planteo un ejercicio en el que los muchachos tienen que aplicar los conocimientos para resolver un problema, no hay lugar a la copia. En vez de `tráiganme una monografía sobre Artigas` a secas, habría que plantear: `¿qué relación tiene el pensamiento de Artigas con el de Bolívar?` o `¿qué aspectos de las ideas de Artigas se mantienen en el Uruguay de hoy?`, propuestas que generen la capacidad creativa y reflexiva”, asegura Mazzei. Tales directivas están incluidas en los programas educativos de Secundaria y son obligación para los profesores. “Pero es difícil. A veces, algunos docentes no entienden cosas simples como `no podés ir a clase con una remera que se te vea el ombligo porque el alumno va a mirar más tu ombligo que tu clase`. Lo decimos pero no lo entienden”.

La directora Galeto coincide en que la enseñanza actual avanza hacia estas propuestas “más creativas” y que es la única arma contra la “cultura del plagio”. “Cuando nosotros estudiábamos, las pruebas eran `defina epopeya` o `qué países participaron de la Primera Guerra`, o sea que era muy fácil de copiar”.

Pero que las propuestas sean más pensadas tampoco arreglaría la situación. Hoy existen empresas y sitios webs que ofrecen a los estudiantes hacer monografías a medida (ver nota aparte). José Olivera recuerda un caso a nivel de docentes. “Hace un año hubo un concurso para cargos en el que había que presentar un trabajo sobre el rol del adscripto y nos encontramos con varias empresitas que ofrecían hacer la monografía. De hecho, hubo un par de trabajos que eran exactamente iguales”, añade el profesor.

En docentes, parece poco creíble hablar de “inconciencia”. Pero en los jóvenes y según Balaguer, “la concepción del copio y pego no es vivida como algo que avasalla o que moralmente esté mal. Pero la enseñanza sigue funcionando con otra lógica, entonces ambas concepciones chocan. Es muy difícil, porque no es un joven, son generaciones enteras. Vamos hacia un cambio, sin duda”.

COPIANDO EN GRANDE. Valeria, de 21 años, lleva varios años en Derecho y no le gustan los copiones. “Me dan mucha rabia los que lo hacen porque al final sacan la misma nota que los que estudiamos”. ¿Y los docentes? “Algunos se dan cuenta, pero la mayoría no”, responde.

Como en otras facultades, existe la posibilidad de exonerar materias a través de monografías. Allí es donde el riesgo de plagio se incrementa. Tal vez por inocencia o negligencia, muchos docentes no hacen el chequeo en Internet. O como dice Valeria, “muchos tienen sus preferidos en clase y ni se imaginan que están copiando”.

La superpoblación podría explicar la distancia del profesor. En condiciones normales, como dice José Olivera, un docente sabe “lo que puede rendir un alumno”.

Un profesor universitario recuerda varios casos de plagio en tesis de grado. “Sospecho cuando veo párrafos bien escritos y otros muy malos. Algo raro pasa y pongo en Google alguna frase y salta, siempre salta”, añade el docente.

El quid, finaliza Balaguer, es cómo conciliar lógicas distintas como la académica y la de las nuevas generaciones, inmersas en culturas tan diferentes. “Existe todo un debate entre los jóvenes sobre las cosas que se les piden, que ellos consideran `sin sentido`. Si las tesis sirven para algo, por ejemplo, los inquieta. No tienen tiempo de hacer cosas que no les servirá de nada en el futuro. Habría que replantearse, también desde la docencia, lo que los jóvenes consideran `sin sentido`. Por otro lado, los universitarios deben saber que hoy rigen las normas de la academia, guste o no”.

En Internet

A medida

Varios sitios de la Red ofrecen la realización de tesis y monografías a medida del estudiante. Algunos de ellos son: www.termpaperrelief.com; www.duenow.com; www.masterpapers.com; www.essaytown.com; www.bigpapers.com. Para contrarrestar esas facilidades el sitio www.turnitin.com es especial para el mundo académico a efectos de demostrar plagios.

Repitiendo melodías

El plagio no existe sólo en la esfera literaria, sino también en las demás artes y entre ellas, la música. El último caso de copia musical más sonado tiene por protagonistas a los uruguayos Roberto da Silva y Alberto Triunfo, compositores de la canción Uruguay te queremos ver campeón. Ellos argumentan que la cantante española Rosana tomó fragmentos de esa melodía en su tema Soñaré.

Hugo Di Carlo, abogado asesor de Agadu, asegura que el proceso judicial se ha iniciado en España y se espera de una resolución judicial o un acuerdo con Rosana para solucionar el entredicho.

Di Carlo explicó que las denuncias de plagios musicales no son frecuentes en el país y estimó en 10 la cantidad del año pasado. “Muchas veces, un autor escucha una canción en una publicidad, por ejemplo, y la reconoce como una suya. Ahí empieza la reclamación”. El siguiente paso consiste en el envío de las dos versiones a un comité de tres peritos musicólogos que elaborar un informe sobre si hay o no plagio. “Ellos buscan confirmar que la segunda canción no pudo haber existido sin la primera”, dice Di Carlo. En otros países, se cuenta la cantidad de compases que coinciden y si supera los 20, hay derecho a reclamo. Por acá, no existe ese criterio.

De existir un informe favorable a la copia, se inicia el proceso. Pero Di Carlo explica que la mayoría se resuelven de “modo privado”. “Si es una empresa, en general no quiere que las cosas tomen estado público, reconoce el error e indemniza”.

A nivel internacional, se han repetido denuncias de plagios, hasta en la farándula. Por ejemplo, Iliana Calabró acusó a Rocío Marengo de plagio de su tema Bum-bum. Es que la canción El baile del koala, de Marengo es muy parecida, en especial al comienzo. El asunto fue comidilla de los programas de chimentos, pero no pasó de ahí.

Estos días, en Francia, un desconocido cantante francés, Thierry Desseux, acusó de plagio a Carla Bruni, cuyo último disco se llama Como si nada, el mismo nombre que Desseux dio a su primera obra.

Miradas de la copia

Natalia Trenchi

PSIQUIATRA INFANTIL

“Estoy segura que los niños y jóvenes no saben con claridad que el plagio es ilícito y anti-ético. Reciben mensajes confusos. Personalmente me ha sorprendido que muchos adultos, incluso colegas, ignoran que copiar lo dicho o escrito por otro sin citar ¡es plagio!

Miguel Langón

ABOGADO PENALISTA

“La reproducción ilícita forma parte de los delitos contra el autor, una legislación bastante reciente que dio lugar a nuevas figuras favorecidas por la tecnología. Igual, falta un gran capítulo sobre delitos informáticos: ¿qué pasa cuando la falta ocurre en ese espacio?

Roberto Balaguer

PSICÓLOGO

“Los jóvenes viven en una cultura del `copio y pego` sin culpa alguna. Cuando se los interroga, dicen: `lo bajé de Internet`. No hay malintención, pero sí se da un gran choque, ya que no conocen el concepto de plagio. Cuando está colgado en la red, pertenece a todos, piensan”.

Alex Mazzei

DIRECTORA DE SECUNDARIA

“La copia depende siempre del profesor. El problema es para quienes trabajan con el conocimiento `memorístico` y ahí no le veo sentido ni a la clase, ni a la copia porque yo sé algo de memoria y después me olvido. El desafío es que la clase tenga sentido para los alumnos”.

Huellas digitales comprometedoras

Jueves, Julio 17th, 2008

logo_google-749383.gifHuellas digitales 

Tomado del blog: 

  www.italodaffra.com.ar 

Clarín resumen la noticia así: “En Gran Bretaña, un hombre fue condenado por haber matado a su esposa el año pasado. Aunque lo incriminaban varias pruebas, sumaron a la causa las entradas que hizo en Google un día antes del homicidio: ‘tips para matar con un bate de béisbol’ y ‘cómo matar a alguien y no ser atrapado’.”Parece que Google no lo ayudó mucho… ¿Será por eso que lo atraparon?

TICs y Discapacidad

Miércoles, Julio 16th, 2008

uco_003.giflogo_ucu.jpgLuego de la segunda sesión presencial en la Universidad Católica del Uruguay 

de la Especialización  TICs y Discapacidad a cargo del Prof. Rafael Sanchez Montoya (Univ. Cádiz)

y la Prof. Roxana Castellano (Fundación FREE) me surgen varios comentarios.

Las posibilidades que brindan las TICs en la educación con jóvenes con discapacidad son prácticamente infinitas.

La motivación que generan las pantallas es innegable, éstas convocan, atrapan, generan una motivación más que importante. Esto, obviamente, no es ningún descubrimiento, pero en estos casos todo esto toma otras dimensiones.

Porque hablamos de chicos que en general se enfrentan a la frustración de no poder llevar a cabo cosas que, estando dentro de sus mentes y sus posiblidades potenciales, no pueden ser trasladadas a la realidad. 

 

senswitcher.jpg

Muchas capacidades que generalmente permanecen ocultas, no visibles, tapadas por las dis-capacidades, se redescubren en el ámbito de la pantalla. Allí las capacidades cognitivas se reconvierten y los jóvenes se encuentran a sí mismos -y el resto de la gente también lo ve- produciendo cosas que no pensaban podrían, con anterioridad a enfrentarse  a la pantalla.

La complicidad con la máquina, ese diálogo cadencioso, respetuoso de las dificultades y atento a las  posibilidades, habilita a seguir adelante, probar y finalmente …alcanzar logros, devolviendo una imagen al aprendiente muy diferente a la que está acostumbrado a recibir en el ámbito educativo.

A modo de ejemplo: Jóvenes con trastorno generalizado del desarrollo a través de la máquina

pueden, por primera vez y gracias a algunos dispositivos (rampas digitales), en la adolescencia, comunicarse con sus padres como nunca jamás lo habían logrado!!

Se redescubren las personas, sus potencialidades y pasa a ser más importante lo que SI hacen que lo que NO pueden hacer.

Seguiremos…

logo.gif

Curso sobre Moodle

Domingo, Julio 13th, 2008

icon_preknowledge.gif

 En el siguiente sitio podrán encontrar un tutorial sobre Moodle muy útil y práctico para aquellos interesados en el e-learning y sus posibilidades.

http://www.adelat.org/media/docum/moodle/

Outimidad intelectual

Domingo, Julio 13th, 2008

google2000-791918.jpgPensaba en Google y sus 8000 millones de páginas indexadas.

Pensaba en la Web profunda, inaccesible, fuera de foco.

Pensaba de nuevo en Funes.

Pensaba en la intimidad de un marcador social y cómo la suma de mis marcadores y mis páginas visitadas y mis videos vistos -o al menos los vistos en mi máquina- y mi Facebook y mis huellas digitales están como la verdad en los archivos X “out there”.

Y pensaba también en un jóven cuya intimidad se vio avasallada por una foto photoshopeada y colgada y cómo otro muchacho no estaba seguro de dar su blog a un amigo, por verguenza quizás, a pesar de que estaba colgado hacía varios meses y a él entraba gentes de todos lados. Y pensaba y mientras, mientras escribía en el blog.

Organizando la información

Domingo, Julio 13th, 2008

lapiz.jpgParece increíble, pero es cierto. Mientras intentaba editar esta página se me borró todo lo escrito. Como a todos nos ha sucedido en más de una ocasión el famoso “gone with the wind” retornó. Hablaba en ese post desaparecido de Google y sus algoritmos, de los marcadores sociales y la memoria y de los gustos de los otros externalizados y accesibles. Pensaba en De Kerkhove y en su capacidad para visualizar la inteligencia desperdigada antes que ésta efectivamente lo estuviera y también en Baudrillard y su hiperrealidad queriendo tentarme con su relectura y en el memorioso Funes abarrotado por los recuerdos y comprándose una notebook para comenzar a registrar sus veinticuatro horas más las veinticuatro horas de sus contactos y des/conocidos de la  Red con sus folcsonomías haciéndole estallar la memoria. Qué suerte que no pude guardar la entrada anterior. Esta, aunque no buena, es mejor que aquella. Ojalá esté indexada y accesible. Si no lo está… Funes agradecido.

deliriouslogo.gif 

Shrinking the World Wide Web Have you ever ended up frustrated by the sheer number of results on search engines? Tired of finding sites that don’t target your Town, County or State? We think the size of the Web is a problem when searching for local information so we’re doing something about it.

Favoriting

Imagen:Logo_Favoriting.gif


Favoriting.com es la alternativa del.icio.us pero en castellano para toda la comunidad hispanohablante.Es decir, es un agregador social de favoritos (bookmarks) para disponer de ellos desde cualquier parte del mundo con conexión a internet.Se pueden clasificar los enlaces por fecha, por tags(folcsonomía), por publicos o de adultos, por idiomas, … Es por tanto un poco más completo que del.icio.us aunque con muchos menos usuarios.Es una buena opción en español.

Obtenido de “http://es.wikipedia.org/wiki/Favoriting

technorati.png

 

Finalmente Del.icio.us considerado el site para marcar páginas web más popular en Internet. Del.icio.us, al igual que otros servicios de Internet ha sido bautizado como marcador social. Este tipo de sites están destinados a hacer lo que hace un marcador para con los libros, pero con respecto a pàginas Web… guarda una página para leerla o re-leerla cuando dispongas.

Un video de Youtube tutorial de del.icio.us en :

http://noticiero.zoomblog.com/archivo/2007/12/06/delicious-Para-Marcar-Clipear-Y-Clasif.html

Los temores más frecuentes de los padres

Domingo, Julio 13th, 2008

20070829-fam01.jpgEn mi experiencia de talleres, charlas y conferencias con grupos de padres hay una cantidad de temores que se repiten: @     ¿La virtualidad fomenta el sedentarismo? @     ¿Por qué cuesta tanto desenchufarse?@     ¿Puede generar adicción? @     ¿Interfiere con el estudio? ¿Y con el deporte?@     ¿No favorece acaso el aislamiento y el individualismo?@     ¿Puede generar un alejamiento de la “realidad”?@     ¿Cuál es el sentido del chateo?@     ¿Cuál es la utilidad de los videojuegos?@     ¿Cuánto tiempo es bueno dejarlos jugar, conectarse?@     ¿Cómo influye la violencia de los videojuegos?@     ¿Qué pasa con los contenidos inapropiados?@     ¿Existen peligros propios de la Red? @     ¿Cómo educarlos y protegerlos frente a esos peligros?@     ¿Qué hacer en relación a los límites frente a la falta de lineamientos y  experiencia vivida? La lista de temores, ansiedades, preguntas, dudas e inquietudes es extensísima. Cada nueva tecnología ha generado similares situaciones al momento de su aparición.Desde el Quijote y las narraciones épicas, pasando por las novelas y su acción “pervertidora” sobre las mentes de las jóvenes, hasta el deporte y sus cualidades destructivas para el físico y la mente (Barrán, 1986).

Domingo, Julio 13th, 2008

xo-6.jpgLa Universitat Pompeu Fabra y los videojuegos

La Universitat Pompeu Fabra en España, inicia su primera escuela de verano de videojuegos Bcn-Play, que durará dos semanas. Esta universidad ofrece un Master en creación de videojuegos para formar a profesionales con aspiraciones a ingresar al mercado de empresas de videojuegos españolas (unas veinte aproximadamente).

La industria del videojuego  facturó 976 millones de euros en el año 2007 solo en España.

ENTREVISTA a Manuel Castells

Sábado, Julio 12th, 2008

chat1.gifMILAGROS PÉREZ OLIVA 06/01/2008 EL PAIS

“El poder tiene miedo de Internet”

Si alguien ha estudiado las interioridades de la sociedad de la información es el sociólogo Manuel Castells (Hellín, 1942). Su trilogía La era de la información: economía, sociedad y cultura ha sido traducida a 23 idiomas. Es uno de los primeros cerebros rescatados: volvió a España, a dirigir la investigación de la Universitat Oberta de Catalunya, en 2001, después de haber investigado e impartido clases durante 24 años en la Universidad de California, en Berkeley. Una de sus investigaciones más reciente es el Proyecto Internet Cataluña, en el que durante seis años ha analizado, mediante 15.000 entrevistas personales y 40.000 a través de la Red, los cambios que Internet introduce en la cultura y la organización social, y acaba de publicar, con Marina Subirats, Mujeres y hombres, ¿un amor imposible? (Alianza Editorial), donde aborda las consecuencias de estos cambios.

 

Internet amplifica la más vieja brecha social de la historia, que es el nivel de educación

Pregunta. Esta investigación muestra que Internet no favorece el aislamiento, como muchos creen, sino que las personas que más chatean son las más sociables.

Respuesta. Sí. Para nosotros no es ninguna sorpresa. La sorpresa es que ese resultado haya sido una sorpresa. Hay por lo menos 15 estudios importantes en el mundo que dan ese mismo resultado.

P. ¿Por qué cree que la idea contraria se ha extendido con éxito?

R. Los medios de comunicación tienen mucho que ver. Todos sabemos que las malas noticias son más noticia. Usted utiliza Internet, y sus hijos, también; pero resulta más interesante creer que está lleno de terroristas, de pornografía… Pensar que es un factor de alienación resulta más interesante que decir: Internet es la extensión de su vida. Si usted es sociable, será más sociable; si no lo es, Internet le ayudará un poquito, pero no mucho. Los medios son en cierto modo la expresión de lo que piensa la sociedad: la cuestión es por qué la sociedad piensa eso.

P. ¿Por miedo a lo nuevo?

R. Exacto. Pero miedo, ¿de quién? De la vieja sociedad a la nueva, de los padres a sus hijos, de las personas que tienen el poder anclado en un mundo tecnológica, social y culturalmente antiguo, respecto de lo que se les viene encima, que no entienden ni controlan y que perciben como un peligro, y en el fondo lo es. Porque Internet es un instrumento de libertad y de autonomía, cuando el poder siempre ha estado basado en el control de las personas, mediante el de información y comunicación. Pero esto se acaba. Porque Internet no se puede controlar.

P. Vivimos en una sociedad en la que la gestión de la visibilidad en la esfera pública mediática, como la define John J. Thompson, se ha convertido en la principal preocupación de cualquier institución, empresa u organismo. Pero el control de la imagen pública requiere medios que sean controlables, y si Internet no lo es…

R. No lo es, y eso explica por qué los poderes tienen miedo de Internet. Yo he estado en no sé cuántas comisiones asesoras de gobiernos e instituciones internacionales en los últimos 15 años, y la primera pregunta que los gobiernos hacen siempre es: ¿cómo podemos controlar Internet? La respuesta es siempre la misma: no se puede. Puede haber vigilancia, pero no control. P. Si Internet es tan determinante de la vida social y económica, ¿su acceso puede ser el principal factor de exclusión?R. No, el más importante seguirá siendo el acceso al trabajo y a la carrera profesional, y antes el nivel educativo, porque, sin educación, la tecnología no sirve para nada. En España, la llamada brecha digital es por cuestión de edad. Los datos están muy claros: entre los mayores de 55 años, sólo el 9% son usuarios de Internet, pero entre los menores de 25 años, son el 90%.P. ¿Es, pues, sólo una cuestión de tiempo?R. Cuando mi generación haya desaparecido, no habrá brecha digital en el acceso. Ahora bien, en la sociedad de Internet, lo complicado no es saber navegar, sino saber dónde ir, dónde buscar lo que se quiere encontrar y qué hacer con lo que se encuentra. Y esto requiere educación. En realidad, Internet amplifica la más vieja brecha social de la historia, que es el nivel de educación. Que un 55% de los adultos no haya completado en España la educación secundaria, ésa es la verdadera brecha digital.P. En esta sociedad que tiende a ser tan líquida, en expresión de Zygmunt Bauman, en que todo cambia constantemente, y que cada vez está más globalizada, ¿puede aumentar la sensación de inseguridad, de que el mundo se mueve bajo nuestros pies?R. Hay una nueva sociedad que yo he intentado definir teóricamente con el concepto de sociedad-red, y que no está muy lejos de la que define Bauman. Yo creo que, más que líquida, es una sociedad en que todo está articulado de forma transversal y hay menos control de las instituciones tradicionales.

P. ¿En qué sentido?

R. Se extiende la idea de que las instituciones centrales de la sociedad, el Estado y la familia tradicional, ya no funcionan. Entonces se nos mueve todo el suelo a la vez. Primero, la gente piensa que sus gobiernos no la representan y no son fiables. Empezamos, pues, mal. Segundo, piensan que el mercado les va bien a los que ganan y mal a los que pierden. Como la mayoría pierde, hay una desconfianza hacia lo que la lógica pura y dura del mercado le pueda proporcionar a la gente. Tercero, estamos globalizados; esto quiere decir que nuestro dinero está en algún flujo global que no controlamos, que la población se ve sometida a unas presiones migratorias muy fuertes, de modo que cada vez es más difícil encerrar a la gente en una cultura o en unas fronteras nacionales.

P. ¿Qué papel desempeña Internet en este proceso?

R. Por un lado, al permitirnos acceder a toda la información, aumenta la incertidumbre, pero al mismo tiempo es un instrumento clave para la autonomía de las personas, y esto es algo que hemos demostrado por primera vez en nuestra investigación. Cuanto más autónoma es una persona, más utiliza Internet. En nuestro trabajo hemos definido seis dimensiones de autonomía, y hemos comprobado que cuando una persona tiene un fuerte proyecto de autonomía, en cualquiera de esas dimensiones, utiliza Internet con mucha más frecuencia e intensidad. Y el uso de Internet refuerza a la vez su autonomía. Pero, claro, cuanto más controla una persona su vida, menos se fía de las instituciones.

P. Y mayor puede ser su frustración por la distancia que hay entre las posibilidades teóricas de participación y las que ejercen en la práctica, que se limitan a votar cada cuatro años, ¿no cree?

R. Sí, hay un desfase enorme entre la capacidad tecnológica y la cultura política. Muchos municipios han puesto puntos Wi-Fi de acceso, pero si al mismo tiempo no son capaces de articular un sistema de participación, sirven para que la gente organice mejor sus propias redes, pero no para participar en la vida pública. El problema es que el sistema político no está abierto a la participación, al diálogo constante con los ciudadanos, a la cultura de la autonomía, y, por tanto, estas tecnologías lo que hacen es distanciar todavía más la política de la ciudadanía.

Entrevista a Maffesoli

Sábado, Julio 12th, 2008

gemeos_radial_min1.gifFragmentos de una sugestiva entrevista  de Vicente Verdú a Michel Maffesoli

EL PAIS SEMANAL - 08-01-2006

La entrevista completa en: http://www.usc.es/cpoliticas/mod/resource/view.php?id=909

¿Es esto compatible con el contenido hedonista de la cultura de consumo?

Sí, sí. El hedonismo es lo festivo y lo trágico. Se puede decir: “No hace falta filosofar”. Simplemente no sabemos si habrá otro mundo, bien sea político o religioso, después. No sabemos si lo hay. Así que debemos disfrutar aquí y ahora, hic et nunc. La diversión ya no se proyecta a largo plazo, sino que se vive en el instante, el instante eterno. Es decir, no en una gran eternidad lejana, sino en un pequeño momento. En mi libro El instante eterno pongo el ejemplo divertido de la filosofía del kairós, que es la filosofía presocrática. Ahora bien, ¿qué es el kairós?, una oportunidad, la mejor ocasión, el mejor momento… Kairós era un viejo calvo al que había que atraparlo en el momento mismo, porque no era posible atraparlo por los pelos cuando se marchaba. Y es interesante observar que las jóvenes generaciones tienen a la vez este sentido del hedonismo, esta gran intensidad del momento, visible en el bullicio cultural que encontramos en París, en Londres o en Madrid buscando el disfrute.

 

Para terminar, ¿cómo respondería a las críticas que le tachan de emplear un estilo demasiado ensayístico?

¿Los académicos? ¿Cómo podría explicarlo? Mire, voy a ser brutal. Creo que en la actualidad la universidad ya no es universitas, es decir, ya no tiene nada vivo, ya no hay dinámica y esto ocurre en todas las universidades europeas. Esta especie de esclerosis…

Pero usted es catedrático universitario.

Yo he tenido la suerte de ser profesor titular de la cátedra de Durkheim en la Sorbona y desde muy joven. Ya sabe que en Francia se es profesor titular, lo que ustedes llaman “catedráticos”, a los 50 años; yo lo fui a los 37. Y cuando uno es profesor titular es intocable: pude realizar entonces mis investigaciones y desarrollar temas que eran atrevidos, temas sobre la sexualidad, sobre la astrología, que me trajeron consigo muchos problemas…

Y también fundó una revista…

Sí, Sociétés, que ahora goza de una gran divulgación. Hubo muchos investigadores que llegaron a Francia, porque París seguía atrayendo a gente. Gente que luego se fue. Yo he tenido la suerte de poder desarrollar aquí, lo voy a decir sencillamente, cierto inconformismo intelectual. Y además conservo cierto aspecto anarquizante en la elección de mis temas y en mi ideología, no tengo miedo a decirlo.

Pero en general…

En general, la universidad se muere de aburrimiento, es mortífera. Tengo muchos jóvenes investigadores y realmente los compadezco porque si por una parte ellos sienten una vitalidad intelectual, todos mis colegas de izquierdas y derechas son de un conformismo aterrador. Este conformismo aterrador lo traducen en envidia porque mis libros funcionan… Tengo muchos libros publicados, se publican en edición de bolsillo, se traducen, etcétera. No soy el único, somos algunos, algunas excepciones en la mediocridad y así uno de los argumentos que han surgido contra mí es criticarme por usar un “estilo ensayístico”. Ahora bien, guste o no, mi respuesta es sencilla. Si observamos a los grandes hombres, como Montaigne, realizaba ensayos; cuando observamos a Weber, escribe ensayos; cuando observamos a Freud, redacta ensayos. ¿Qué quiere decir “ensayo”? Quiere decir que hay momentos en los que no podemos hacer sistemas, no podemos crear cosas cerradas. La ventaja del ensayo es que, en efecto, no tengo que hacer un trabajo que posea la precaución académica de una tesis. Esta clase de trabajos académicos también los he hecho, pero hay momentos en los que es necesario esta otra dimensión. Y no siento vergüenza alguna.

Reivindico estos ensayos y este estilo que es un reflejo de la vida; mi propósito es reflexionar sobre la vida, no sólo mediante la razón, sino por la analogía, la metáfora. Hasta hace poco teníamos miedo de los elementos intuitivos, porque en el fondo hay una concepción muy racionalista, que es negativa, mórbida incluso. Pero mientras la imagen vuelve a la vida social, la metáfora puede ser un instrumento valioso. Cuando observamos lo que dice Kant, lo que dice Bergson, lo que dice Einstein comprendemos precisamente que la intuición es una clave decisiva para el descubrimiento.

Yo creo que es su saturación, ahora no hay proyectos de futuro y habría que encontrar lo que fue la política en su origen, la polis, la ciudad. Actualmente, lo político es lo contrario de lo que era la democracia; ahora son unos pocos, una aristocracia, quien gobierna, no la democracia. Hay, pues, que dejar de hablar de democracia, dejar de hablar de contrato social, de ciudadanos. Hay que encontrar otros términos, cada época necesita sus palabras. Hay peligro cuando se emplean palabras que fueron elaboradas en un momento dado –en el siglo XVIII o XIX– y han dejado de poseer sentido. La palabra “ciudadano” indica a quien vive en la ciudad. Pero cuando se habla a los jóvenes de los suburbios, la ciudad es su barrio, es decir, esas torres horribles donde viven: eso es la ciudad. La noción de ciudadano o de Ciudad con mayúsculas es una palabra surgida en la época de las Luces. Y la intelligentsia sigue usándola. Ahora, sin embargo, cuando digo “ciudad” remito a algo distinto. Nuestro trabajo de intelectuales es encontrar palabras que sean lo menos falsas posibles. Y para encontrar esas nuevas hay que destruir las antiguas aún encantadas.

¿Cree que se abre también un periodo de superación del individualismo?

Para mí, ése es tal vez el problema fundamental que desde hace tiempo, y de formas distintas, intento analizar. Cada vez más creo que, desde un punto de vista epistemológico, éste es el verdadero problema. Hay que remontarse a muy lejos para ver que el cerebro reptiliano de nuestra tradición se basa en la salvación individual. Pero esto es una excepción cultural que no se encuentra ni en Oriente o en África y que se denomina tradición soteriológica. La soteriología se apoya en la idea de que hay un individuo que va a morir, pero no será una verdadera muerte, sino que luego
resucitará en cuerpo y alma. Ésta es la excepción cultural que, aunque secularizada, mantiene que el individuo posee una sola identidad: un sujeto que actúa sobre un objeto, el hombre amo y señor de la naturaleza, de mi naturaleza, de la naturaleza circundante… En fin, éste es el esquema del subjetivismo sociológico o del individualismo sociológico. Y he intentado demostrar, de distintas formas, la saturación de este individualismo concreto y teórico.

¿Y por qué se habría producido esa saturación?

No importa por qué, pero empíricamente vemos la emergencia de la tribu. En la tribu yo no existo por mí mismo, sino que es el otro quien me crea. Y aparece además una nueva relación con la naturaleza donde no es ya el individuo que actúa sobre la naturaleza como objeto, sino en un vaivén. Yo, que me considero influido por uno de mis maestros antropólogos, Gilbert Durand, asumo su noción de “trayecto antropológico” o feed back, entre mi naturaleza y la naturaleza que me rodea. Los trabajos de Edgar Morin en Francia siguen un poco esta idea, el proceso de reversibilidad, más trayectivo que subjetivo. Yo, por mi parte, intento a mi manera llevar hasta el final esta lógica, esta idea de la pérdida del individuo en el grupo, de la pérdida del individuo en la naturaleza. Me critican mucho, pero creo que es el punto esencial.

¿Cuál es la crítica que le hacen?

Hay muchas críticas, pero una de ellas consiste en decir que yo niego al individuo, que niego el individualismo.

¿Y?

En el fondo, negar al individuo es un verdadero escándalo porque sobre esto se formó la cultura moderna. Entiéndame, considero que el individualismo ha dado buenas cosas, pero hoy ya no es pertinente. Intento demostrar que ya no es pertinente, pero… ¿cómo le diría? Encontré un día un texto muy hermoso de George Steiner sobre Heidegger que se puede aplicar a esta cuestión… Muestra cuando Heidegger demostró que habíamos pasado de un ser infinitivo, el verbo ser, a un ser nominal, a ser algo. El paso del aspecto general, el verbo ser, hacia “ser alguien” constituye, en el fondo, la creación del individuo y de la individualidad. Y creo que actualmente se está produciendo, por saturación, un paso de este sustancialismo a otro pensamiento que se encuentra más cerca del pensamiento oriental. Es decir, no importa tanto el individuo como el grupo.

No quiero hablar de ello de forma general, pero es seguro que cuando se quiere eliminar el riesgo, el riesgo se vuelve perverso. En latín, pervertir quiere decir “tomar caminos distintos”: la situación explota y no se puede dominar. Y esto ha ocurrido de forma semejante en EE UU, en Inglaterra, en Italia. En España no sé muy bien.