Posts Tagged ‘REDES SOCIALES’

Las redes sociales en Internet (entrevista a JL Orihuela)

Miércoles, Octubre 27th, 2010

La batalla de las redes sociales (video humor)

Miércoles, Octubre 27th, 2010

Radiografía de Riesgos (Informática64)

Martes, Octubre 26th, 2010

Radiografía de Riesgos (Informática64)

View more presentations from Congreso Internacional Menores en las TIC.

La vuelta a la intimidad

Martes, Septiembre 29th, 2009

Bajo el título ¿Asfixiados por la red social?  Eva Domínguez escribe en la Vanguardia  un artículo sobre la vuelta a la intimidad que se estaría dando en algunos ámbitos sociales, ya hartos del despliegue sin censura.  Debajo el artículo completo.

Eva Domínguez | 16/09/2009 - 19:06 horas

 dibujo.JPGdibujo.JPGdibujo.JPGdibujo.JPGdibujo.JPG

¿Asfixiados por la red social?

Lo más ‘in’ en Nueva York es ir a fiestas o locales en las que nadie pueda hacer fotos, ni comentar, ni alardear luego en una red social. Implica recuperar la intimidad, el placer de saber que no aparecerá una imagen o un comentario sobre ti en internet. Si bien los beneficios de las redes sociales son muchos y obvios, la publicación compulsiva, la falta de pudor, el exceso de confianza y el reducido control sobre los propios datos llevan a muchos usuarios a optar por una vida más que discreta en la red.

 

Off the record En Nueva York se convocan fiestas off the record. Es decir, ni se comenta, ni se graba. Lo que se hace aquí, se queda aquí. Protocols NYC las organiza cada dos semanas. Se va por invitación para charlar con gente influyente “por negocios y por placer”. Su web hace un alarde de la contención digital que predica.

 

Protocols NYC lidera una tendencia que también se refleja en el derecho de admisión de algunos locales de la ciudad. Para entrar el cliente se compromete a no publicar ni comentar en ninguna red o web (ver artículo en The New York Times).

 

Cuestión de protocolo El recelo hacia el uso de las redes sociales por una parte de los usuarios de internet tiene mucho que ver con algo que suena a antiguo, de otro tiempo, las normas de comportamiento o de civismo. Pensar qué es apropiado o no lo es en cada contexto parece absurdo cuando la exhibición de las miserias propias y ajenas alimenta los horarios principales de muchos canales de televisión.Amigos que informan cada cinco minutos en Twitter de lo que están haciendo, ya sea esperar en una estación de tren o rascarse la barriga, otros que cuelgan fotos tuyas en internet después de una noche de fiesta… A veces la vida en la red acaba asfixiando a los más pudorosos. Otras, simplemente, consume demasiado tiempo.

 

¿Demasiados amigos? Un estudio de la consultoria Nielsen reflejaba hace unos meses que un 60% de los usuarios de Twitter lo dejaban tras el primer mes. ¿Es un dato negativo? Tal vez sí, tal vez no. Tal vez sea simplemente la lógica de la red. Un nuevo servicio aparece y muchos usuarios se lanzan a probarlo. Unos se quedan y otros, no. El número de webs, aplicativos y servicios que un internauta tiene a su disposición es tal que, ya sea por pura cuestión de supervivencia mental, debe ser selectivo.Lo mismo ocurre con Facebook, la más conocida de las redes sociales lúdicas. También existe un sector de usuarios que deciden borrar su rastro de la web, desbordados por las solicitudes que reciben y las aplicaciones en las que son invitados. Por paradójico que parezca, se ha creado en Facebook un grupo que explica los pasos a seguir.

 

Pasos básicos Borrarse es una opción. También existe la posibilidad de moderar el impacto y alcance de tu actividad. Se puede conseguir personalizando las preferencias de cualquier red social. No obstante, muchos usuarios no recurren a ello. Un reciente estudio de la Agencia Española de Protección de Datos revelaba que el 43% de los usuarios de redes sociales tienen el perfil configurado para que lo vea cualquier persona.Para limitar el acceso al perfil, lo más recomendable es ir a la página de preferencias de Facebook y activar o desactivar la visualización de los distintos datos. Para tener un poco más de sosiego, también se pueden bloquear las aplicaciones que envían los amigos, cada vez que se recibe una. O bloquearlas todas de golpe (algunasrecomendaciones en este artículo en inglés).

 

Estás en un lugar público No obstante, no hay que olvidar que la red es un escaparate mundial. Publicar un blog, enviar un mensaje con Twitter, comentar en un foro, cualquier actividad que hagamos online está expuesta a más gente de aquella a la que nos dirigimos. Hemos de asumir que todo lo que decimos pertenece al ámbito de lo público.De hecho, lo que la gente dice en las redes sociales ya es analizado por algunas firmas para detectar tendencias, gustos e impulsos del público. Ya sea para saber si hablan bien o mal de una determinada marca o persona o saber qué noticias interesan más. Es un gran boca-oreja de difusión instantánea. Este nuevo filón del márqueting, el análisis de emociones, está siendo aplicado por muchas compañías (ver artículo de El País).

 

Ámbito privado, ámbito público La repercusión pública de la red es algo que debería resultar obvio pero no siempre es así. Tal vez estemos redibujando el ámbito de lo público y de lo privado y sintamos como íntimos espacios online que, no obstante, se basan en unas plataformas que pertenecen a terceros. Compartimos en lugares que creemos privados pero que llegan mucho más lejos.Por otro lado, puede que lo más incomode a una parte de los usuarios de las redes sociales no es lo que ellos pueden decir de sí mismos, que al fin y al cabo es una elección personal, sino la imagen que otros construyen con sus comentarios, fotos y aplicativos. No saber qué rastro queda de lo que otros dicen de ti y quién puede verlo empuja a algunos a renegar de su existencia.La necesidad de comentar y publicar todo lo que vivimos nos lleva a veces compartir la intimidad propia y la de otros en la red. Sin darnos cuenta nos convertimos en chismosos. Y si antes era de corto recorrido, ahora el chisme vuela por internet.

 

 

Facebook tendrá chat de voz

Miércoles, Septiembre 16th, 2009

Facebook alcanzó los 300 millones de usuarios, comienza a dar ganancias y agrega entre sus aplicaciones el chat de voz de la compañía Vivox.

Facebook tendrá chat de voz

Facebook ha anunciado que incluirá en las próximas semanas una aplicación que permitirá tener conversaciones de voz en alta calidad. Una nueva jugada que busca continuar cautivando a los usuarios, haciendo que el resto de la Red parezca sin sentido. La tecnología, igual a la utilizada en Second Life   será suministrada por la compañía Vivox.  El servicio permitirá conversaciones entre usuarios que estén en la lista de amigos, e incluso se podrá conversar entre varias personas. Además, los usuarios también podrán interactuar con aplicaciones de Facebook utilizando el chat de voz, ya que la red social puso a disposición de los desarrolladores sus funciones. El sistema funcionará descargando previamente el plug-in externo de Vivox. Actualmente Facebook se encuentra aplicando el sistema en una versión de prueba cerrada. Buenas finanzas. Facebook también anunció que está ganando más dinero del que gasta y que superó los 300 millones de usuarios. El cofundador de Facebook y director ejecutivo, Mark Zuckerberg, señaló que el sitio de redes sociales con rápido crecimiento había empezado a estar “en positivo” en el trimestre pasado, lo que significa que gana suficiente como para cubrir los gastos operativos.”Más temprano este año, anunciamos que esperábamos estar en positivo en algún momento en 2010, y me complace compartir que llegamos a esta meta en el trimestre pasado”, escribió el director ejecutivo en su blog. Zuckerberg, quien creó Facebook junto a dos compañeros de la universidad de Harvard hace cinco años, no dio detalles financieros pero se estima que la compañía recauda cientos de millones de dólares anuales en avisos publicitarios.

 logo.jpg

 Fuente: El Espectador

Facebook, y las ()timidades

Viernes, Junio 5th, 2009

Compartir / Guardar

Correo electronico

Marca libros

FacebookTechnorati FavoritesSlashdotStumbleUponYahoo BuzzReddit

DeliciousTwitterPingDiggWindows Live FavoritesYahoo Bookmarks

Enviar desde cualquier dirección web o programa de correo electrónico:

Any e-mail

Motorizado por AddToAny

iexist.jpglogo.jpg

Roberto Balaguer Prestes

Introducción

Sin lugar a dudas, el tema de las redes sociales es un tema candente hoy. Recientemente el informe de Microsoft en Uruguay sobre los usos juveniles  del MSN, disparó una andanada de artículos, preguntas, temores, de los justificados y de los otros, en relación al manejo de la información privada y a la exposición en la que estarían cayendo los jóvenes. El tema ocupa la prensa, los blogs, el microblogging y, de a poco, lentamente, los espacios académicos. Inclusive dentro del propio Facebook existen algunos grupos dedicados al estudio de esa red social que los cobija como por ejemplo el  Proyecto Facebook liderado por A. Piscitelli.

Las aristas para abordar Facebook y las redes son muchísimas, pero en este artículo pretendo acotarme solamente a una de ellas: el manejo de lo privado en Facebook y sus significados en términos de interioridad-exterioridad, pivoteando sobre el concepto de intimidad.

 

La identidad en Internet

La identidad digital debe ser cuidada cada vez más y no se trata ya de la vieja identidad virtual, la identidad falseada del chat, sino de la identidad que se va forjando en la Red  a medida que uno va interactuando y dejando huellas digitales. En relación a esto, una de  las cosas que mucha gente se pregunta con cierto nerviosismo  en relación a las redes sociales  (Palfrey & Gasser, 2008) es si éstas atacan o ponen en riesgo  la intimidad. Es una típica y pertinaz pregunta que se hacen los padres de los adolescentes hiperconectados y es un motivo por el cual muchas personas deciden no abrir una identidad en Facebook.

¿Las redes sociales son alterantes de la intimidad? Quizás una vez más el problema radique, más que nada, en la pregunta que estamos formulando que tiene como premisa la propia existencia de la intimidad como algo dado y no como construcción sociohistórica.

 

Alteración de la intimidad… sí, pero cómo?

Hemos señalado en otro lugar (Balaguer, 2008) que:

“La participación en el ciberespacio y particularmente en el chat, el Messenger y las redes sociales proveen a los sujetos de un nuevo espacio psicosocial (Balaguer, 2003) en el cual pueden desplegar aspectos personales y sociales alterando las formas de intimidad.”

Cuando describía Internet como un “nuevo espacio psicosocial”, allá por el 2002, lejos estaban las redes de existir, con excepción del MSN que comenzaba -junto a la libreta de direcciones del e-mail- a forjar las bases de las redes sociales. Volviendo al presente, ese despliegue de aspectos personales, “alterantes de la intimidad” puede ser visto al menos de tres formas diferentes, a saber:

 

1)    Una primera es referirse a una intimidad desbordada. Este es el enfoque de Sibilia (2008) con su concepción de la sociedad del espectáculo. Una intimidad desbordada que, por consiguiente, trae consigo riesgos. Es el enfoque psicoprofiláctico, pedagógico que enseñamos a nuestros alumnos, hijos, etc. Diríamos que se enmarca dentro de lo “políticamente correcto”. Es la visión de una intimidad que se sale de sus cauces y se despliega indebidamente en el espacio público. Se piensa como un vaciamiento de la esfera privada que vierte sus contenidos a la esfera pública y pone en riesgo aspectos que hacen a la identidad. Desde esta óptica, la intimidad es considerada como un concepto existente durante toda la Historia, y no como un concepto que no tiene más de doscientos años. Hemos nacido y crecido con ese modelo de intimidad y por lo tanto, que éste se vea modificado, nos causa profundo impacto. Concomitantemente, pensamos que los que se muestran están en riesgo, y de ahí aparecen toda la serie de peligros a los que se ven expuestos los jóvenes al compartir sus cosas en Internet.

2)    Una segunda forma es replantearnos las cosas y concebir esta nueva situación como una outimidad,  como la veía yo hasta hace no mucho (Balaguer, 2008). Es decir, como una variación de la intimidad, una mutación de la misma que busca en lugar de preservarse dentro, preservarse fuera. La intimidad busca cuidar al yo, la outimidad también, pero se traslada la conservación del interior al exterior. Es una lógica muy similar a la que se presenta en el “cloud computing”, mis archivos-recuerdos dejan de estar en mi máquina/interioridad, para pasar a estar fuera de mí, en la “nube”. Allí estarían más seguros. Esto es un cambio conceptual importante. Pero, inclusive pensando el concepto de outimidad, se sigue manejando la problemática desde el binomio adentro afuera y ése es el problema quizás derivado de las nociones de esfera pública y esfera privada que nos acompañan desde hace algunos siglos. Esto fue lo que llevó  hace más de cien años atrás a Freud a comprender la situación del hombre del siglo XX y a conceptualizar el Inconsciente y el Psicoanálisis como método para sacar fuera (el famoso “chimney sweaping”) lo devenido interno. En términos foucaltianos puede pensarse como una forma de control (algunos análisis de las redes sociales lo ven desde esta arista); esto siempre desde la visión del mantenimiento de una interioridad.  Me gustaría entonces vincular esto anterior con la sensación de adicción a algunos entornos de la Red, sobre todo los sociales, como puede serlo Facebook. En mi experiencia, ésta es una sensación que aparece entre los usuarios altos de Internet, especialmente los jóvenes, quienes viven con preocupación y hasta con culpa, el tiempo que transcurren en la Red, “perdiendo el tiempo” con otro(s), según dicen, las más de las veces sarcásticamente, sus padres. Es probable que la Red y sus atractivos no se traten sólo de intensas y nuevas formas de revelar intimidades como plantea Bauman (2006) desde la primera de las ópticas aquí mencionadas. Seguramente haya en juego un asunto de asegurarse, a través de las intimidades y las fotos y videos que se cuelgan, cierta existencia en el mundo de la conexión. Las fotos, las “intimidades reveladas”, esa outimidad  que se despliega en las redes sociales son proveedores de existencia en el mundo de de la Red. Jorge Hidalgo Toledo (2009) en una reciente nota en el propio Facebook deja entrever la importancia de los otros, su apoyo, su presencia, algo que yo he denominado como el “sostén del self” (Balaguer, 2003). Internet y ahora mucho más con las redes sociales, funciona como un “holding electrónico”, una función maternante (Winnicott, 1965, 1995), de sostén, distribuido entre todos los contactos, usuarios o “amigos”.

3)    La tercera posibilidad es pensar la problemática no desde estos dos puntos de vista  anteriores, sino desde un tercero que resalta el fin de la dicotomía dentro-fuera. Siguiendo esta línea, se trataría de la integración de los aspectos públicos y privados. Los jóvenes han sido fundamentales para que esto sucediera; han sido los caballos troyanos en esta dirección del cambio de subjetividad. Instaurada la conexión, viviendo en red y vuelto todo exterior, vemos que casi ha desaparecido lo interior. Aparentemente ya nada quedaría dentro para estos jóvenes digitales. Quizás Facebook y sus “exposiciones” sea la avanzada de un proceso de mutación de los espacios privados y las () timidades, como lo fue el ADD en relación a la atención distribuida en la nueva economía cognitiva. Quizás a lo que estemos asistiendo sea a una mutación de la dicotomía interior-exterior, inaugurada hace no más de dos siglos (Sibilia, 2008). Quizás sea esa alternancia dentro-fuera la que esté puesta en cuestión por los nuevos contextos electrónicos transgresores de la intimidad moderna y sus límites precisos. De ser así, este movimiento traería sus inevitables  consecuencias:

 

  • Mayor integración, y por tanto, menor escisión entre una vida pública y una privada
  • El hombre público y el privado tenderían a unirse (en parte arrastrados por las redes sociales) en uno solo
  • El movimiento subjetivo anterior alentaría el fin de la hipocresía de la doble vida y la doble moral
  • El fin de la doble vida trae aparejada una disminución de la culpa como sentimiento cultural predominante y el advenimiento de la vergüenza como afecto surgido  ante la exposición

 

El cambio de Facebook de generar listas de amigos fue un retroceso en este proceso de conversión o mutación de la intimidad. Se volvieron a generar niveles de (in)timidad que habían quedado atrás en las redes, retomándose los clásicos espacios privados.

En síntesis, quizás lo que corra el riesgo de desaparecer o mutar al menos, no sea la intimidad sino la dicotomía interior-exterior, vida pública-vida privada. El propio concepto de intimidad es el que se desarma con el constante flujo de imágenes, fotos, videos y decires que abandonan el adentro seguro y a resguardo y pasan al exterior.

Ha habido una evolución notable  en las formas de estar en el mundo desde el mail y el ICQ, pasando por el MSN y llegando hoy al microblogging y  a lo que es hoy la plataforma de Facebook. Identidad virtual e identidad real se han acercado y ya casi no se distinguen una de otra.

Igualmente pensar esto como el fin de la hipocresía puede ser una postura un tanto ingenua e ilusoria. Lo cierto es que con el advenimiento de las redes, al menos es más difícil mantener una doble vida sin ser puesto al descubierto. Lo interesante es que este punto no ha sido transitado aún en los análisis que he visto sobre Facebook. “Los otros”, sean amigos o no, funcionan en las redes como representantes de la verdad, Grandes Hermanos distribuidos, no centralizados o “pequeños hermanos” al decir de Alejandro Pisanty. O a veces ni siquiera son los otros. Generalmente no hay peor Gran Hermano que el propio narcisismo y si no lo creen, lean esta nota que aparece en la prensa de hace un tiempo atrás (1) y que recibo casualmente mientras escribo este artículo y que se parece a la que inicia la nota de Jorge Hidalgo:

“La tecnología tiene sus beneficios, pero un descuido puede generar situaciones que perjudican la vida de los usuarios. Seguramente este hombre lo pensará mejor antes de volver a publicar una fotografía suya en Facebook, luego de que su novia resolviera suspender su boda por unas imágenes en las que el joven no queda muy bien parado.

En la imagen el muchacho aparece junto a una chica muy ligera de ropa a solo unos días de su casamiento. La novia, enojada y muy dolida por esa imagen, no tuvo mejor idea que vengarse y para hacerlo escrachó a su (ex) futuro marido por toda Roma, según publica el portal perfil.com.

La joven de 28 años pegó por las calles y los comercios un cartel con la foto de la discordia y un mensaje que decía: ¡“Menos mal que existe Facebook! Al menos he descubierto a tiempo que me iba a casar con un CERDO TRAIDOR! Firmado: su ex-novia y los 548 invitados a nuestra ex-boda”.

Notas

(1) (Observa) Fecha: 29/04/2009 | 08:01 | Montevideo, Uruguay Disponible en:

http://www.observa.com.uy/vida/nota.aspx?id=79055

 

Bibliografía

 

1.    Balaguer, R. (2003) Internet: un nuevo espacio psicosocial, Montevideo: Ed. Trilce

2.    Balaguer, R. (2008) “¿Adicción a Internet o adicción a la existencia?”. Revista Digital Universitaria [en línea], Vol. 9, No. 8. Disponible en Internet: http://www.revista.unam.mx/vol.9/num8/art55/int55.htm

3.    Barran, J.P.; Caetano, G.; Porzecanski (1986) Historias de la vida privada en el Uruguay. El nacimiento de la intimidad 1870-1920 Tomo II, Montevideo: Ed. Taurus

4.    Bauman, Z. (2006) Vida de consumo, México: Fondo de Cultura Económica,

5.    Hidalgo Toledo, J.A. (2009) “Vigilancia cooperativa y acompañamiento social” Notas, Disponible en: http://www.facebook.com/note.php?note_id=108341770139&ref=nf

6.    Palfrey, J.; Gasser, U. (2008) Born Digital. Understanding Digital Natives, New York: Basic Books

7.    Sibilia, P. (2008) La intimidad como espectáculo, Bs As.: FCE

8.    Valleur, M., Matysiak, J.C (2005) Las nuevas adicciones del siglo XXI: Sexo, pasión y videojuegos. Barcelona: Paidós

9.    Winnicott, D. (1965) The Maturational Process and the Facilitating Environment,   New York: International University Press

10.  Winnicott, D. (1971) Realidad y Juego,  Barcelona: Ed. Gedisa, 1995

 intimidad3.jpg

Share/Save/Bookmark

Las contra-redes sociales

Domingo, Mayo 24th, 2009

 MARÍA OVELAR 22/05/2009

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Vota

Resultado Sin interésPoco interesanteDe interésMuy interesanteImprescindible 145 votos

Imprimir   Enviar

 

Las redes antisociales nacieron para paro-diar Facebook o MySpace y su manera de coleccionar amistades a miles. Ahora reivindican su carácter ?contracultural?.

logo_red_i_fucking_hate_you.jpg El último eslabón de las comunidades virtuales son las redes antisociales, plataformas que parodian el buen rollo que impera en Facebook o MySpace y lo sustituyen por odio e insultos. Con nombres tan explícitos como Enemybook o I fucking hate you, estos portales nacieron de la necesidad de mofarse de la taberna global en la que se ha convertido la Red. Uno de ellos, Myfrienemies, incluso permite insultar desde el anonimato, una práctica muy perseguida en los últimos tiempos. La nota completa de EL PAIS  de Madrid 

Lo viral

Martes, Mayo 19th, 2009

metro.jpg El otro día discutía en el ámbito de un seminario si las folksonomías o marcadores sociales eran una solución adecuada para la organización de la información de la WEB. Se pueden tener múltiples posiciones al respecto de la sabiduría de las multitudes, de la mentada inteligencia colectiva, de las llamadas arquitecturas de la participación, etc. Lo que es indiscutible es el poder de la persuasión que tiene ver qué les gusta a los “otros”, qué miran, qué guardan, qué disfrutan. Mi amigo Manuel Varela comparte conmigo del blog humanismoyconectividad  un notable video que como todo lo logrado, permite múltiples lecturas. Lo viral, lo contagioso, las redes, el liderazgo, la capacidad de innovar, la capacidad de atreverse, los procesos que llevan las ideas, el tiempo de estos procesos, las distintas fases de los procesos, bla, bla, bla. Mejor, vean el video y disfrútenlo.  

La esperanza de vida del gorjeo Twitter

Jueves, Abril 30th, 2009

20090210-f8dc2f84xyg9p99a564c5c6yiw.jpg

Nicholas Carr ataca again y ahora lo hace contra Twitter y el microblogging. En su artículo llamado The fickle twitterer golpea duro contra la esperanza de vida de Twitter que mantiene solamente un 40 % de sus cuentas abiertas luego de un mes.

“Currently, more than 60 percent of Twitter users fail to return the following month, or in other words, Twitter’s audience retention rate, or the percentage of a given month’s users who come back the following month, is currently about 40 percent. For most of the past 12 months, pre-Oprah, Twitter has languished below 30 percent retention”.

Twitter, el curioso sitio de microblogging que llegara inclusive a duplicar sus usuarios el mes pasado, goza ya de nuevos enemigos.

La Psicología de Twitter

Miércoles, Abril 15th, 2009

 copia-de-red.bmpEl Dr. John Grohol fue uno de los primeros psicólogos que se interesó por las temáticas del ciberespacio y sus relacionamientos con el campo de la psicología a comienzos de los 90. En su momento, incursionó mucho en tema de la adicción a Internet.Esta vez se dedica  a pensar acerca de Twitter:

“In this way, twitter becomes like a Rorschach Inkblot test – it is whatever you want it to be.”

Un interesante artículo disponible en:http://psychcentral.com/blog/archives/2009/04/11/the-psychology-of-twitter-part-2/